Es una desviación lateral anormal en la columna cuyo origen es desconocido en la mayoría de casos. Lo que sí se sabe es que cuando existe una subluxación vertebral (desviación de la vértebra) esta condición empeora. A través de los años el tratamiento quiropráctico ha producido gran beneficio a las personas que padecen de escoliosis. 


Los doctores quiroprácticos son los únicos especialistas en el mantenimiento de la posición normal de la columna vertebral por lo tanto son los únicos que pueden brindar un cuidado de mantenimiento natural que ayude a los pacientes a mejorar sin la necesidad de pastillas o cirugías.


En un estudio realizado por BMC Musculoskeletal Disorders en 2004, se mostró que agregando ajustes quiroprácticos a la rehabilitación se redujo las curvas de escoliosis en 19 individuos en un promedio de 17°.
Es un problema común que afecta a gran parte de la población en general. Según un estudio científico canadiense publicado en el "Canadian Family Physician” se estima que el 70% de la gente con dolores de cabeza y migrañas tiene problemas cervicales (cuello). Por eso es que cuando se sigue un tratamiento quiropráctico mucha gente mejora y encuentra un alivio en la frecuencia y duración de estas migrañas. Estas mejorías se logran naturalmente sin necesidad de tomar ningún tipo de medicamento.
Es la degeneración de las articulaciones vertebrales. Se presenta cuando los huesos de la columna desarrollan osteofitos (en forma de picos) que afectan los discos y los nervios espinales. El descuido de la columna vertebral puede generar estos estados degenerativos, por eso es muy importante prevenirlos a través de un mantenimiento quiropráctico constante.


En 2004 en un estudio de la revista Manipulative Physiol Ther, se encontró que el desalineamiento de las vértebras (subluxación) da como resultado un mal funcionamiento de la columna, causando que las vértebras se degeneren (artrosis). Los doctores quiroprácticos mantienen la alineación normal de la columna a través del ajuste, lo cual permite el movimiento apropiado de las vértebras y prevenir o reducir el desarrollo de la osteoartritis/artrosis.
Es una enfermedad tanto de niños como de adultos que afecta a los pulmones y se manifiesta en la dificultad para respirar. Tradicionalmente se usa los inhaladores u otros medicamentos para tratar el asma. 


En un estudio publicado en la revista Holland Medical Journal se reportó que de un grupo de 115 familias con niños asmáticos, el 73% utilizó cuidado quiropráctico para el asma y 92% de estas familias reportó que la quiropráctica fue beneficiosa para sus niños. En otro estudio, de Medical Journal of Australia, el 76.5% de pacientes con asma bronquial dijeron haberse beneficiado del tratamiento quiropráctico. 


El flujo respiratorio máximo y la capacidad vital aumentaron después del tratamiento.
La quiropráctica ayuda a que el cuerpo funcione mejor porque trabaja con el sistema nervioso, cuando los quiroprácticos ajustan la columna el funcionamiento de los nervios que se conectan con los pulmones mejoran, y como resultado la respiración será mejor.
El nervio ciático es el nervio más grande del cuerpo y es común que se inflame y produzca dolor. Una causa común para que esto ocurra es el desalineamiento (subluxación vertebral) que irrita los nervios en la parte lumbar (espalda baja). 

Los ajustes quiroprácticos son específicos para la corrección de este problema porque se corrige naturalmente la alineación de la columna, lo cual le permite al cuerpo funcionar apropiadamente sin tener que tomar pastillas ni someterse a cirugías.
El sistema nervioso controla todo en el cuerpo, incluyendo los músculos, cuando las vértebras pierden su alineación presionan e irritan los nervios. Esto puede causar que los músculos se contraigan y pongan tensos. 

La quiropráctica saca la presión del sistema nervioso (al corregir la desviación de las vértebras) dejando al cuerpo sanar por sí mismo y de forma natural. Por esta razón los pacientes quiroprácticos tienen menos problemas asociados con el estrés físico y menos necesidad de medicamentos para combatir los espasmos, mejorando así su calidad de vida.
Son los estados mentales que comúnmente se asocian con un mal funcionamiento del sistema nervioso, como por ejemplo el nerviosismo, la ansiedad, la depresión. Cuando hay una subluxación vertebral hay una interferencia en la transmisión de los nervios.

Lo que la quiropráctica hace al mejorar el funcionamiento del sistema nervioso es normalizar la transmisión nerviosa. Muchas personas manejan mejor el estrés de la vida diaria cuando tienen un sistema nervioso funcionando óptimamente y de esta manera mejora su ánimo, al reducirse su nerviosismo, ansiedad o depresión sin necesidad de medicamentos.
Muchas personas tienen diversos inconvenientes en las extremidades, como hormigueo, adormecimiento, calambres o espasmos musculares. Hay que tener en cuenta que los brazos, antebrazos, hombros, muñecas, manos, caderas, piernas, pies, glúteos, muslos, rodillas, tobillos, dedos de la mano, dedos de los pies, todos son controlados por los nervios que salen de la columna vertebral. 

Cuando una vértebra está desviada (subluxación vertebral) y ejerce presión sobre estos nervios las partes mencionadas se verán afectadas. Al corregir las desviaciones de la columna muchas personas experimentan un mejor funcionamiento y como resultado se reducirán los síntomas sin necesidad de medicamentos o cirugía.
Existe siempre la duda de si el tratamiento quiropráctico es seguro para personas que tienen osteoporosis. La respuesta es simple, es absolutamente seguro. La razón es que tenemos varias técnicas que podemos aplicar según el estado del paciente. Estas técnicas incluyen el uso de una pequeña máquina (activador) para alinear la columna sin que haya el riesgo de dañar los huesos. 

Según un estudio publicado en una revista quiropráctica científica en el 2002, "Journal of Vertebral Subluxation”, se ha demostrado que la densidad mineral del hueso en personas con osteoporosis aumentó considerablemente luego de someterse al cuidado quiropráctico por más de un año. Por eso recomendamos que la quiropráctica sea parte de su vida porque puede ser efectiva como cuidado natural para este caso en particular.

Es muy común ver este problema en la mayoría de gente debido al estilo de vida y las costumbres que todos tenemos. Estos problemas no sólo ocurren durante el día: por estar frente al computador, estudiando, mirando televisión; sino que también en la noche cuando uno duerme boca abajo con la cabeza torcida hacia un costado. 


Estos problemas nos afectan desde la niñez hasta la adultez, causándole mucho daño a la columna después de tantos años. La revista American Pain Management se dirigió a este problema declarando que: "La postura afecta y modera cada función fisiológica, desde la respiración hasta la función del sistema nervioso y, a pesar de la evidencia considerable de que la postura afecta la fisiología y la función, la mayoría de médicos no se dirige a la influencia importante de la postura en la salud.”


Estas malas posturas causan que las vértebras se salgan de lugar, teniendo como consecuencia un problema que se denomina en términos quiroprácticos "subluxación vertebral”. Ya que esta desviación afecta el sistema nervioso, se produce un efecto negativo sobre varias partes del cuerpo. La quiropráctica corrige las subluxaciones vertebrales y al hacerlo, se mejora la alineación de la columna y, por lo tanto, la postura de la persona.

Es una enfermedad que afecta a millones de personas alrededor del mundo y, como consecuencia, mucha gente toma medicamentos para aliviar los problemas causados por esta condición. Debido a que la quiropráctica se enfoca en el sistema nervioso que controla todos los aspectos de nuestro cuerpo, incluyendo el sistema circulatorio, la gente bajo cuidado obtiene un gran beneficio.


En un estudio científico del 2006 se demostró que la alineación de la primera vértebra cervical (atlas) dio como resultado una disminución de 17 puntos de presión sanguínea, algo sólo visto en la medicina cuando se combina dos pastillas para la hipertensión. Así se demuestra el efecto positivo que tiene una columna alineada, sin presión en los nervios, mejorando el funcionamiento del sistema nervioso. Esta es una forma natural de superar los inconvenientes de la hipertensión, pues no requiere de ningún medicamento para optimizar el funcionamiento normal del cuerpo.
Esta es una de las enfermedades más peligrosas para la persona que la padece, pues no sólo está de mal humor, cansada, y sin ganas de hacer nada, sino que también esta condición afecta la capacidad natural que tiene su cuerpo de sanar óptimamente. Por lo común la gente toma medicamentos para conciliar el sueño, pero al hacerlo sólo se logra un sueño forzado, un "falso sueño”. 

La persona que no alcanza el sueño profundo no puede lograr la sanación y reparación que su cuerpo necesita. En la quiropráctica se ha comprobado que pacientes que comienzan a recibir ajustes quiroprácticos reportan un mejor sueño pues su sistema nervioso se siente liberado para poder ejecutar lo que el cuerpo le pide que haga.
Se sabe que el sistema inmunológico es el que defiende nuestro cuerpo, ¿pero quién defiende este sistema? El sistema nervioso es el que controla la función del sistema inmunológico. Cuando hay subluxaciones vertebrales (vértebras desviadas en la columna que presionan los nervios) que afectan el sistema nervioso la función del cuerpo disminuirá y no podrá sanar óptimamente cuando más lo necesite.

Según recientes estudios del Dr. Ron Pero, un especialista importante en la investigación de Cáncer y Genética, las personas que están bajo cuidado quiropráctico tienen una competencia inmunológica 200% más fuerte que el de una persona que no lo está y 400% más fuerte que el de personas con enfermedades serias, por consiguiente los pacientes quiroprácticos son más fuertes resistiendo enfermedades de alta peligrosidad.

Etimológicamente lumbalgia proviene de las palabras latinas: ‘lumbus’ que significa lumbar, y ‘algia’ que significa dolor. Por esta razón comúnmente se conoce que la lumbalgia es el dolor de espalda baja; sin embargo, por lo general, se ignoran las causas de este dolor. En la quiropráctica se sabe que cuando hay una vértebra presionando un nervio espinal puede haber un mal funcionamiento y ocurrir diversos tipos de síntomas. 


Una vez corregidas las vértebras que están fuera de lugar el cuerpo tendrá la capacidad para sanarse correctamente y los pacientes bajo tratamiento reportan una mejoría en sus síntomas y calidad de vida. Es importante saber que puede existir daño en la columna sin que haya dolor, por eso se recomienda no esperar a que el problema se desarrolle para recién preocuparse por la columna.

Los discos son pequeñas almohadas o cojines que tenemos entre las vértebras. La función del disco es mantener la flexibilidad y sostener el peso o fuerza física que recibe el cuerpo. Cuando hay una desviación en la vértebra (subluxación vertebral) hay un desbalance entre los huesos y el cartílago (disco). 

Como consecuencia el disco se adapta al cambio estructural del hueso y sale de su lugar, lo cual formará un pequeño bulto que es lo que se conoce como hernia discal. Se ha demostrado que la quiropráctica, al restaurar la alineación correcta de las vértebras, le da al disco un ambiente en el cual pueda sanar. 

Este procedimiento natural ayuda a mucha gente a evitar cirugías y también a recuperar su vida de forma natural.
En la revista médica Spine se encontró en un estudio que de 517 pacientes con hernias discales, el 76.8% obtuvo resultados satisfactorios bajo cuidado quiropráctico.

Este problema está ligado a alguna subluxación en la columna cervical. Lo que ocurre es que las subluxaciones presionan el sistema nervioso y esto afecta el equilibrio que es lo que genera la sensación de mareo. La mayoría de personas que sufren de mareos reportan, efectivamente, una mejoría cuando se corrigen las subluxaciones del área cervical de la columna.


En un estudio hecho en el 2010 en Journal of Vertebral Subluxation de 60 pacientes con vértigo, se mostró que dentro de 1 a 6 meses de tratamiento el 80% estaba libre de síntomas y el 20% restante tenía una reducción significativa en la severidad de su vértigo.